«El cambio se está acelerando y los contenidos académicos, lo más tradicional, ya no vale»

Luisa Tristán, directora general de Cognita España, asegura en una entrevista al diario nacional La Razón (11/06/2018) que el contenido ahora está en internet, por lo que el reto es enseñar al alumno a usar esa información disponible y a desarrollar esas habilidades que le permiten adaptarse a un cambio acelerado de un mundo que no sabemos cómo será.

El grupo educativo internacional Cognita ha inaugurado en la localidad barcelonesa de Castelldefels BSB Nexus, un nuevo concepto de centro educativo preuniversitario dirigido a estudiantes de Bachillerato, que forma parte de The British School of Barcelona. Este centro pretende conectar educación y mundo real a través de una metodología basada en proyectos que potencie las habilidades del siglo XXI del alumnado.

¿Cuáles son los retos del sistema educativo actual? ¿El sistema educativo tradicional está caduco? ¿A qué nuevo panorama nos enfrentamos que exige una renovación del sistema educativo?
El principal reto es que el mundo educativo y el mundo real no hablan habitualmente, están desconectados. En el mundo real, el cambio se está acelerando y los contenidos académicos, lo más tradicional, ya no vale. Lo que más prima ahora son las habilidades, las competencias como el saber trabajar en equipo, la comunicación, ser resiliente, tener una mente crítica… y el sistema educativo tradicional lo que hace es matar todas esas habilidades que los niños traen de serie cuando son pequeños y los ponemos en un sistema que se diseñó en la Revolución Industrial para reproducir niños en serie, todos iguales, y el profesor es el experto en el contenido, que se lo transmite al alumno y luego espera ver lo que el alumno ha retenido. Esto ya se ha acabado porque ahora todo el contenido está en internet, en un móvil, entonces el reto ahora es enseñar a los alumnos a usar esa información que tienen disponible y a desarrollar esas habilidades que le permiten adaptarse a un cambio acelerado de un mundo que nos sabemos cómo va a ser.

En este sentido, ¿cómo hay que preparar a los estudiantes del siglo XXI?
Lo más importante es prepararles para adaptarse al cambio porque no sabemos cómo será el futuro, lo único que sabemos es que será diferente. De hecho, si miras las últimas estadísticas de empleo, la gran parte del empleo que se está generando es de profesiones que hace diez o cinco años no existían. Lo más importante es, pues, prepararles para ser autónomos, para aprender a aprender y luego olvidar lo que han aprendido para aprender de nuevo, adaptarse a nuevas realidades y ser capaces de desarrollar estas habilidades que hemos mencionado de trabajo en equipo, comunicación…En definitiva, hay que prepararles para adaptarse al cambio, que es prácticamente lo contrario de lo que hace el sistema educativo tradicional, donde todo es predecible y los alumnos no tienen ninguna autonomía.

Es en este contexto que nace BSB Nexus. ¿Cuáles son las líneas principales, los ejes, de su sistema educativo? ¿Qué novedades ofrece?
No miramos solo la excelencia académica, sino que ésta se complementa con el desarrollo de la personalidad, todas estas habilidades que se adquieren mediante educación basada en proyectos. Los alumnos tienen mucha autonomía, deciden cómo quieren trabajar, cómo usan los conocimientos para hacer proyectos donde el profesor es un coach, no es el experto que transmite el conocimiento, sino que ayuda al alumno a usar los conocimientos para conseguir unos objetivos. Y como tercer pilar, destacaría la mentalidad global.

¿En qué se diferencia de otros proyectos o sistemas educativos? ¿Con qué garantías o valores añadidos salen sus estudiantes al mundo laboral o universitario?
Se diferencia esencialmente en el método de enseñanza. El modelo pedagógico pone al alumno en el centro y le hace responsable de su propio aprendizaje. El alumno es el protagonista de su proceso de aprendizaje. Este método de aprendizaje basado en proyectos y con el profesor como mentor más que como experto en una materia y en conexión con el mundo real es fundamental.

Dado su origen y esencia británicos, ¿este centro trabaja con el currículo británico?
Hay varios currículos. Los alumnos al final obtienen un título de bachillerato en inglés o el bachillerato internacional, pero están todos juntos, en comunidad, con materias troncales que comparten, lo cual le hace diferente a otros colegios británicos tradicionales. Además, los alumnos pueden convalidar cualquier de los dos por el bachillerato catalán y también hay un curso para alumnos brillantes, que a lo mejor no tienen el nivel suficiente de inglés para entrar en el bachillerato inglés, y éste es un programa que les permite en un año ponerse al día y acceder a ambos bachilleratos.

¿A qué tipo de alumnos está dirigido el centro? ¿Qué requisitos deben cumplir?
Los resultados académicos son importantes, el nivel de inglés ha de ser alto, pero como comentaba tenemos este programa para quienes no lo tienen, y es exigente en lo que se refiere a la motivación del alumno, sus intereses y sus habilidades.

¿Por qué el grupo Cognita ha elegido Barcelona como sede del BSB Nexus? ¿Es el primer centro de estas características? ¿Hay otros modelos similares que ya hayan dado sus frutos, algún referente?
Es el primero que abrimos en España. Tenemos el colegio, The British School, en Barcelona, y tiene el nivel de sus profesionales adecuado para hacer este salto. Tenemos centros preuniversitarios similares también en otros sitios, como Inglaterrra, pero este de aquí es único. Este concepto de comunidad de aprendizaje de habilidades del siglo XXI es la primera vez que se hace. Nuestros referentes vienen de muchas partes y no solo colegios. El BSB Nexus es el resultado de conversaciones con empresarios, asociaciones de estudiantes, expertos en diseño curricular, expertos en aprendizaje… Hay iniciativas en todo el mundo que van en la misma dirección, porque poco a poco el mundo educativo se va haciendo consciente de este gap, este hueco, que hay entre educación y empleo.

 

Para leer la entrevista online en el diario La Razón, haz clic aquí.

Para ver la versión offline, haz clic aquí.