“La Historia de Feed Barcelona”: La lucha de Santiago, de Year 13, contra la desnutrición infantil

Esta es la historia de Santiago, uno de nuestros alumnos de Year 13 que se graduará en breve y pasará a formar parte de BSB Alumni, y de su hermano Pablo.

Santiago y Pablo han estado muy ocupados durante la crisis de la Covid-19 recolectando comida y donaciones económicas para los más necesitados y que han sufrido mucho los efectos de la pandemia. Toda la comida que han recolectado o comprado con la recaudación de fondos ha sido donada al comedor social Reina de la Paz, llevado por las Misioneras de la Caridad en El Raval (Barcelona).

Hemos contactado con Santiago para saber más sobre esta historia que empezó antes del confinamiento obligatorio.

 

Santiago, ¿qué es Feed Barcelona?

Feed Barcelona es la ONG que fundé con mi hermano Pablo en noviembre del 2019 para luchar contra dos de los principales problemas de nuestra sociedad hoy en día: el hambre y la educación.

¿De dónde surgió la idea?

Hemos formado parte de muchas organizaciones benéficas y misiones de voluntariado durante toda nuestra vida gracias a nuestra madre, que ha dirigido varias ONG y ahora gestiona un albergue para gente necesitada.

Un día, mi hermano y yo hablamos sobre cómo ayudar al mayor número de gente posible. Después de un poco de investigación, descubrimos que miles de niños en Barcelona no pueden pagar el comedor escolar y se pasan el día entero sin comer en el colegio. Esto no solo tiene consecuencias en su estado de salud durante su crecimiento, sino también en su educación, ya que nadie es capaz de prestar atención en clase con el estómago vacío o sin los nutrientes y vitaminas necesarios.

Y vuestras conclusiones os llevaron a un proyecto de mayor envergadura…

Sí. Decidimos empezar un proyecto con el cual recaudaríamos dinero para financiar becas de comedores. Pagaríamos por la comida de los niños que no pudiesen permitírsela en colegios con bajos ingresos, como en Roquetes, La Mina o el Raval.

Después de casi un año lidiando con papeleo y la burocracia, pudimos fundar y registrar oficialmente Feed Barcelona como una Asociación Juvenil para luchar contra la desnutrición infantil en Barcelona.

¿Cuál era el objetivo de esta Asociación Juvenil?

Nuestra meta inicial era recaudar dinero para financiar becas de comedor para niños cuyas familias no pudiesen costearse el comedor escolar, asegurándonos así de que esos niños pudiesen tener al menos una comida apropiada al día. Asimismo, también queríamos hacer asambleas en los colegios para enseñarles sobre el valor de la comida y que la gente privilegiada dejase de gastar comida.

Y entonces llegó la crisis de la Covid. ¿Cómo alteró vuestros planes la pandemia?

La crisis de la Covid-19 nos ha forzado a cambiar un poco la iniciativa. Las becas de comedor ya no eran útiles, ya que los niños no podían ir a clase. Me puse en contacto con el comedor social en el que solía hacer voluntariado, Reina de la Paz, que está gestionado por las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta. Me dijeron que la situación había escalado muy rápido y que la cantidad de gente y familias a las que ayudaban había incrementado significativamente, teniendo que alimentar a más de 380 personas al día y entregando comida a más de 30 familias.

Por esta razón, publicamos una declaración para nuestros seguidores en nuestra cuenta de Instagram para inspirarlos a aprovechar esta oportunidad y ayudar y cuidar a aquellos que más lo necesitan, y empezamos así una campaña para recaudar comida y dinero cada dos semanas y donar todo lo que pudiésemos al comedor social. En solo tres semanas, pudimos recolectar más de tonelada y media de comida gracias a donaciones directas de alimentos y de dinero que usamos para comprar más comida. También jugamos un papel importante al negociar una colaboración con la cadena de supermercados Bon Àrea. Negociamos una donación de casi 300 kilos de comida.

¡Ahora, cada jueves, compramos 70 kilos de lentejas para que las cocinen en el comedor social todos los sábados para 380 personas! Y cada dos semanas, seguimos recolectando comida.

 

 

Más de dos toneladas y media de comida donada

La semana pasada, Feed Barcelona anunció que han superado las dos toneladas y media de comida donada. No cabe duda de que esta es una de las cosas buenas que ha traído consigo la pandemia: un sentido global de solidaridad y responsabilidad social en una época en la que el distanciamiento nos está acercando aún más.