Preparados/as para el futuro: El reto de educar para un mundo en constante cambio

Hoy en día, el cambio es la única certeza que tenemos sobre nuestro futuro. El ritmo vertiginoso al que avanza la sociedad, la innovación y la tecnología, y los retos asociados a esta compleja situación, ya sean económicos, sociales, ambientales o políticos, nos obligan a adaptarnos continuamente; a ser capaces de desaprender para seguir aprendiendo. En un mundo en constante cambio, la educación permanece como el instrumento fundamental para hacerle frente con éxito.

En The British School of Barcelona llevamos más de 60 años inspirando a jóvenes alumnos/as con las habilidades, la mentalidad y la iniciativa para liderar su propio futuro, compartiendo las claves de un currículo internacional que prepara a nuestros/as estudiantes para conquistar el mundo.

 

El mundo es diverso. Educación global y multicultural

El respeto por la diversidad y la inclusión son dos de los valores más apreciados hoy en día en las grandes compañías a escala mundial. Educar a los/as jóvenes para desarrollar una mentalidad abierta y pensar de manera global es posible cuando se convive desde el primer día en un entorno internacional, donde nuestros profesores/as y alumnos/as de hasta 60 nacionalidades diferentes aportan experiencias y culturas diversas. Crecer en un universo multicultural como el de BSB, donde el aprecio por la diversidad y las diferencias individuales forman parte integral del día a día de los/as estudiantes, les ayuda a desarrollar una perspectiva global que les permitirá vivir y trabajar en cualquier lugar del mundo.

Desde el punto de vista académico, la posibilidad de seguir un currículo internacional es un pasaporte que abre las puertas a estudiar en las mejores universidades del mundo, ya sea en Europa o en otros continentes. Tanto los A Levels del currículo británico como el Bachillerato Internacional (International Baccalaureate) están avalados por un amplio reconocimiento por parte de universidades y de empresas a nivel mundial. Ambos itinerarios formativos, junto a la homologación del título español de bachiller que ofrecemos, abren una ventana de oportunidades únicas para un brillante futuro profesional.

 

 

El mundo cambia muy rápido. Desarrollo de soft skills

De la educación depende que las nuevas generaciones estén preparadas para construir su futuro, transformando el mundo y la realidad que los rodea, y de ser capaces de disfrutar en este proceso. Para lograrlo van a necesitar habilidades que les permitan asumir y gestionar la velocidad del cambio. En este sentido, un aspecto clave que debe cubrir la educación es la existencia de un equilibrio entre la excelencia académica y el desarrollo de habilidades interpersonales, las denominadas soft skills, fuertemente vinculadas al ámbito social y emocional.

Ofrecemos un currículo donde los hábitos de aprendizaje y las destrezas para el futuro cobran especial protagonismo. Desde la edad más temprana, nuestros alumnos/as aprenden a ser independientes y a trabajar en equipo; a ser creativos/as y curiosos/as, a trabajar con la tecnología; a pensar de forma crítica y a resolver problemas; a liderar proyectos y a desarrollar resiliencia, preparados/as para hacer frente a los desafíos del futuro.

 

El mundo es competitivo. Potenciar el talento

El objetivo final de la educación es que los/as estudiantes desarrollen su máximo potencial y que destaquen en cualquiera que sea su área de actividad. Para lograrlo, es fundamental que la educación sea flexible y variada y, muy especialmente, que el alumno/a participe activamente de su proceso de aprendizaje.

Porque cada alumno/a es único/a y tiene sus propios intereses y habilidades, favorecemos la individualidad de cada estudiante, ofreciéndoles la facultad de confeccionar un currículo a medida escogiendo entre diferentes asignaturas e itinerarios formativos. Es esta capacidad de personalización lo que les permite desarrollar su propia personalidad, potenciar su talento y perseguir sus pasiones.

 

El mundo es un lugar increíble. Preparados/as para formar parte de él

Educar es preparar a los alumnos/as para ofrecer su mejor versión, con seguridad y confianza, con iniciativa y ambición. Para lograrlo es imprescindible dotar a los alumnos/as de las estrategias y los mecanismos que les permitan gestionar su bienestar emocional.

Ofrecemos un entorno que facilita que los alumnos/as se sientan felices y disfruten con lo que hacen. Con la cultura del bienestar y del soporte individualizado como eje central de toda la actividad educativa, nuestros/as estudiantes crecen seguros/as de sí mismos/as, preparados/as para hacer frente a un mundo lleno de posibilidades y darle forma.

 

Enlaces relacionados:

Las 5 claves para escoger un colegio internacional