¿Cómo son nuestros estudiantes IB? Jóvenes solidarios, comprometidos y con ganas de cambiar el mundo

En The British School of Barcelona somos un centro acreditado como “Colegio del Mundo del IB” y desde hace años ofrecemos el currículum del Bachillerato Internacional en nuestro campus preuniversitario BSB Nexus en Castelldefels. Con un grupo cada vez mayor de estudiantes que escogen el Diploma del Bachillerato Internacional, es evidente que el IB se presenta como una opción educativa muy atractiva para los jóvenes de 16 a 18 años.

Los jóvenes de hoy día se enfrentan a un mundo cada vez más interconectado y cambiante, que presenta desafíos de alcance internacional que requieren de compromiso social, y donde aspectos como la sostenibilidad, la digitalización y la globalización forman parte de esta nueva realidad. La formación académica debe dejar paso a un modelo educativo que priorice el desarrollo social y emocional, poniendo el foco en formar jóvenes solidarios, automotivados y perseverantes, con una perspectiva global y una mentalidad abierta y crítica que les impulse a querer crear un mundo mejor.

A través de un plan de estudios flexible y personalizado, que se complementa con tres componentes troncales, el IB anima a los estudiantes a pensar más allá de su entorno inmediato para hacer del aprendizaje una experiencia que transcienda sus estudios académicos. Con una clara orientación hacia el desarrollo de habilidades interpersonales mucho más allá de los resultados de los exámenes, el IB fomenta valores como el entendimiento mutuo, el respeto intercultural y la responsabilidad cívica.

 

El estudiante en el centro: la clave del éxito de Bachillerato Internacional

Maria Kovac, coordinadora administrativa del Diploma del IB en BSB, explica que «el programa del Diploma del IB asigna una responsabilidad a los estudiantes para pensar de forma crítica desde un enfoque práctico y colaborativo. Esto hace que los alumnos se sientan muy motivados y se impliquen más en sus estudios, ya que los perciben como el camino que les va a permitir convertirse en personas íntegras y bien formadas».

Los resultados de los estudiantes del IB, superiores a los de otros programas según la Organización del Bachillerato Internacional, demuestran que este currículo atrae y motiva a los jóvenes llamados a convertirse en los futuros ciudadanos del mundo, ávidos por promover el cambio en la sociedad y en los puestos de trabajo del mañana. Así sucede en BSB, donde el pasado curso los estudiantes obtuvieron resultados muy por encima de la media internacional. «El IB sitúa al estudiante en el centro de su aprendizaje», afirma Kate Kelly, coordinadora académica del IB en BSB. «Les da autonomía para elegir asignaturas según sus habilidades, fomentando el trabajo independiente y ayudándoles a desarrollar un perfil de alumno con un amplio abanico de capacidades que son imprescindibles para el futuro académico y el mundo laboral».

 

 

IB, un currículo atractivo para los jóvenes de 16 a 18 años

En BSB destacamos siete rasgos diferenciadores que hacen del IB un programa tan atractivo para los jóvenes:

  • Fomenta el pensamiento crítico y una mentalidad curiosa y abierta. «Los alumnos aprenden a investigar y a reflexionar sobre cuestiones de alcance local e internacional y se les anima a debatir desde la tolerancia y el respeto y a abordar problemas complejos de forma creativa», explica Maria Kovac. «La Monografía es un componente troncal que les da la oportunidad de poner en práctica los conocimientos y las herramientas adquiridos en un trabajo de investigación de nivel universitario. Todo esto los prepara para dar respuesta a los retos que se les puedan presentar en el futuro, ya sea en el plano personal, en la universidad o en un contexto profesional».

 

  • Plan de estudios personalizado de estilo universitario. Los estudiantes del IB tienen la posibilidad de elegir entre una variedad de asignaturas dentro de las áreas de Idiomas, Matemáticas, Ciencias y Humanidades, entre las que se incluyen las Artes Visuales como optativa. Todo el programa fomenta el desarrollo de habilidades del siglo XXI como autogestión, investigación, organización, colaboración y comunicación, asimilando el aprendizaje a una experiencia universitaria. Al conducir su propio aprendizaje, los alumnos consiguen una mayor madurez y confianza en sí mismos.

 

  • Gran importancia a la evolución del alumno. «Más allá de los exámenes finales, los estudiantes deben demostrar a lo largo de todo el curso su implicación por los proyectos y los trabajos de evaluación continua», explica Kate Kelly. «En este modelo valoramos muy positivamente el compromiso de nuestros jóvenes por aprender de forma continuada y resulta un método muy efectivo para lograr que apliquen en la práctica lo que han aprendido, de forma que se mantiene el interés por lo que se estudia».

 

  • Impulso de los valores éticos. Los estudiantes del IB aprenden a desarrollar su inteligencia emocional y participan en proyectos, debates, presentaciones y trabajos en equipo que apuestan por desarrollar su conciencia ética. «Los alumnos muestran un mayor interés por observar y reflexionar acerca del mundo que les rodea y son más conscientes de los desafíos sociales y medioambientales», añade Maria Kovac. En este sentido, la evaluación que se realiza tiene en cuenta el nivel de compromiso cívico de los alumnos y su implicación en iniciativas relacionadas con la solidaridad, el respeto y la tolerancia.

 

  • Contenidos significativos con profesores altamente cualificados. El programa del IB recoge las mejores prácticas de una amplia variedad de currículos internacionales y los contenidos se actualizan constantemente. Estudiar en un “Colegio del Mundo del IB” significa que el centro ha completado un riguroso proceso de autorización y que todos los profesores cuentan con una cultura de mejora continua para proponer experiencias de aprendizaje estimulantes a alumnos muy motivados.

 

  • Reconocimiento universitario y profesional. Según datos de la Organización del Bachillerato Internacional, cada año 5000 universidades de más de 100 países reciben solicitudes procedentes de jóvenes que han cursado el IB. «El IB está reconocido por universidades tanto a nivel nacional (sin necesidad de hacer la EBAU) como internacional, y está altamente considerado por los futuros empleadores gracias al potencial de las habilidades, los intereses y el impacto de los estudiantes en su comunidad. Todos estos factores hacen que los estudiantes del IB sean altamente valorados en el proceso de admisión», asegura Kyra Kellawan, coordinadora de nuestro Programa de Orientación Profesional en BSB.

 

Enlaces relacionados:

Bachillerato en BSB: Educación preuniversitaria

BSB Nexus: una experiencia preuniversitaria global

Resultados académicos y destinos universitarios