Cuáles son los beneficios de escolarizar a los niños antes de los 6 años

La Educación Infantil es una etapa educativa no obligatoria, sin embargo, es uno de los periodos más importantes para el desarrollo físico, cognitivo y emocional de los menores de seis años. Por ello, pese a la no obligatoriedad, muchas familias deciden inscribir a los más pequeños en colegios infantiles que ofrecen un entorno escolar especialmente diseñado para ellos.

Optar por una escolarización temprana aporta múltiples beneficios en el proceso de aprendizaje de un niño y, además, favorece el éxito académico y personal en las siguientes etapas educativas. Para ello es imprescindible proporcionar a los pequeños escenarios que se adapten a sus necesidades y que prioricen la estimulación de sus capacidades físicas, emocionales, intelectuales y sociales. Rachael Symes, directora de Educación Infantil y Primaria del campus BSB Sitges de The British School of Barcelona, afirma que “el objetivo es que, mientras los niños se divierten aprendiendo, estamos promoviendo y desarrollando las tres áreas principales de aprendizaje en la etapa de Infantil, como son la comunicación y el lenguaje, el desarrollo físico, y el desarrollo personal, social y emocional”.

Del mismo modo, Emma Overton, directora de Educación Infantil y Primaria del campus BSB Castelldefels, explica que «Los niños pequeños son curiosos por naturaleza, les encanta explorar su extorno, y esta es una condición que debe ser aprovechada y amplificada al máximo para facilitar el desarrollo ordenado y constante del cerebro. Los especialistas de educación infantil, que constan de formación y cualificación profesional, pueden maximizar las oportunidades para que los niños pequeños aprendan y desarrollen habilidades esenciales que les proporcionarán una base sólida para el aprendizaje futuro. Por supuesto, muchas de estas habilidades comienzan en casa con los cuidados y el cariño que ofrece el entorno familiar, pero en los centros de educación infantil somos capaces de aplicar conocimientos especializados que permiten exponer a los niños a una amplia gama de oportunidades de aprendizaje.»

 

 

Cuáles son los beneficios de escolarizar a los niños antes de los 6 años

Muchos estudios demuestran que, en torno a los 6 años, el cerebro de un niño está en su nivel óptimo para empezar a adquirir y comprender ideas más complejas relacionadas con la lectura, la alfabetización y las matemáticas, materias que suelen impartirse dentro de un entorno más formal como es el aula escolar. Por lo tanto, es importante que las oportunidades de preescolar preparen a los alumnos para esta próxima etapa de su desarrollo.

 

Cuáles son las principales áreas que se deben activar o desarrollar durante estos años previos a la primaria

El currículo o plan de estudios para la etapa de educación infantil está diseñado de forma específica en torno a tres áreas principales, las cuales desempeñan un papel importante a la hora de fomentar la curiosidad de los niños y de introducir el amor por el aprendizaje desde una edad temprana:

  • Despierta la curiosidad de los niños por el mundo que les rodea. «Los niños de Infantil son libres de explorar su entorno y se les permite pensar por sí mismos. Esta es una habilidad importante en la vida ya que cuando los niños desarrollan pasión por su propio proceso de aprendizaje y por adquirir conocimientos a una edad temprana, aumentamos su motivación por seguir aprendiendo en las siguientes etapas y de por vida», afirma Rachael.
  • Mejora las habilidades comunicativas. “Una de las habilidades fundamentales que un niño debe aprender a desarrollar es la comunicación. Ser capaz de comunicarse, de expresar sus pensamientos y sentimientos, y de compartir información es una habilidad esencial a la hora de interactuar con su mundo y de poder satisfacer sus necesidades” explica Rachael Symes. En este sentido, “los espacios de educación infantil están diseñados para ser un entorno comunicativo que da soporte al desarrollo del lenguaje” añade.
  • Promueve las primeras manifestaciones de lectura, escritura y matemáticas. A través de actividades especialmente diseñadas para sus grupos de edad, los niños desarrollan capacidades cognitivas clave, como la creatividad, la comprensión o la concentración, que tienen una incidencia directa en el aprendizaje y en el rendimiento académico futuro.
  • Facilita el aprendizaje de otras lenguas. Al estar expuestos de forma constante y regular a buenos modelos de lenguaje, los niños desarrollan una gran capacidad para aprender más de un idioma con facilidad. “Hasta los seis años los niños están todavía en la fase de adquisición de su lengua materna, aunque hacia los tres años ya han desarrollado en gran parte el lenguaje hablado” explica Rachael Symes de BSB. “Muchos niños de esta edad ya dominan su lengua materna, conocen el lenguaje y su funcionamiento, lo que les permite transferir estas habilidades al aprendizaje de un segundo idioma, como es el inglés en nuestro caso” asegura.
  • Estimula el desarrollo físico. Actividades como el dibujo, la música y el movimiento estimulan las habilidades motoras finas y la coordinación ojo-mano que, junto con las habilidades motores gruesas, permiten al niño explorar su entorno con confianza y seguridad.
  • Favorece la socialización. Compartir juegos y actividades con otros niños impulsa la habilidad de crear relaciones de confianza y favorece la comunicación. Los niños aprenden a participar en los juegos, a tomar turnos para usar los juguetes, a pedir ayuda, a dar su opinión y razonarla, así como a hablar de sus experiencias. Esto contribuye a su desarrollo afectivo y a estar más receptivo a oportunidades de aprendizaje.
  • Crea mentes independientes y fomenta la superación personal. Aunque los espacios de educación infantil están concebidos para que los niños se sientan como en casa y desarrollen una gran sensación de pertenencia y seguridad, el hecho de escolarizarlos antes de los seis años favorece su independencia. Los niños establecen sus propios objetivos y desarrollan su capacidad de resolver problemas de forma autónoma mientras exploran su entorno y ponen a prueba sus teorías sobre el mundo

 

 

¿Qué diferencias puede haber entre un niño que no se ha escolarizado antes de los 6 a otro que sí cuando comiencen Primaria juntos?

Mrs Overton explica que «cada niño es diferente, e incluso si no ha asistido a un centro de educación infantil, habrá vivido una gran variedad de experiencias diferentes en su entorno familiar. A menudo se observan claras diferencias en cuanto al desarrollo personal, social y emocional del niño, concretamente en lo que respecta a la independencia, la regulación de las emociones, la colaboración y la cooperación con los demás.

Muchos niños tardan en adaptarse a los sistemas y a las rutinas, y a veces les falta la concentración necesaria debido a las expectativas del currículo. A veces hay lagunas evidentes y claras en las habilidades de alfabetización, ya que la fonética temprana comienza con los niños de 3 años, donde se les ayuda a comprender las diferencias entre los sonidos. Este desarrollo fonológico se desarrolla a lo largo de los primeros años de vida, para que los niños tengan una base desde la que empezar a combinar y leer con fluidez. A menudo se pasan por alto los beneficios para la salud de una educación temprana; vemos que los niños que empiezan la escolarización más tarde pueden mostrar a veces un sistema inmunológico más débil, lo que provoca un mayor absentismo escolar. Los beneficios para la salud se extienden también al control del peso mediante el movimiento y el control de los hábitos alimentarios saludables.»

 

La Educación Infantil en BSB 

Durante el ciclo de educación infantil (P2, P3 y P4) en BSB creamos una pasión por aprender desde la más temprana infancia, despertando la curiosidad natural de los niños a través de experiencias de aprendizaje individualizadas, dirigidas por profesores nativos de habla inglesa altamente cualificados.

En BSB los niños pueden comenzar su viaje de aprendizaje a partir de los 2 años en el campus de BSB Sitges, gracias a la próxima apertura de un nuevo centro de Pre-Nursery en septiembre de 2022. Se trata de una oportunidad fantástica para aquellas familias que deseen ofrecer a su hijo el mejor inicio para su vida y aprendizaje futuros.

En el campus de BSB Castelldefels y en el campus de BSB City Foundation situado en Barcelona, es posible escolarizar a los niños a partir de los 3 años.

Las matrículas están abiertas durante todo el año. Más información en enquiries@bsb.edu.es.

 

 

Enlaces relacionados:

BSB amplia su oferta de Infantil con P2 para niños de 2 años

La importancia de la escolarización a una edad temprana

Por qué la educación infantil (3 a 5 años) es beneficiosa para los niños/as